Home
Miguel Littin habla de su filme Dawson, Isla 10
Escrito por Muriel Riveros   
Lunes, 14 de Septiembre de 2009 09:58

La película dirigida por el destacado cineasta nacional se transformó en una de las más esperadas de la producción fílmica chilena de este año. Radio Usach conversó con el realizador Miguel Littin.

Benjamín VicuñaEl film, basado en la novela homónima de Sergio Bitar, actual Ministro de Obras Públicas, narra un crudo momento de la historia de nuestro país, sobre un gran número de prisioneros políticos que fueron llevados a este rincón austral.

La historia de “Dawson, Isla 10” comienza cuando los prisioneros llegan a este lugar, en donde se les realizan violentas presiones físicas y psicológicas. Muchas de las personas que estuvieron recluidas en Dawson, desde el 15 de septiembre de 1973 a principios de mayo de 1974, son hoy protagonistas del quehacer político de nuestro país. 

Para los espectadores, esta es una de las razones más atractivas de la película, pero sobre todo, se trata de mantener viva la memoria de quienes vieron vejados sus derechos y su libertad.

Así también lo manifestaron los asistentes a la presentación oficial de “Dawson, Isla 10”. Al evento llegó la Presidenta Michelle Bachelet, quien se refirió emocionada al resultado de esta película.

“Esta película termina siendo un canto de esperanza. Pero no debemos olvidar nunca que esa historia no la queremos volver a vivir y cómo tenemos que cuidar nuestra democracia. Pero más allá, la primera impresión es que uno se queda sin palabras, porque lo que permite la película es vivir las emociones, los dolores y la fortaleza que hombres y mujeres tuvieron, y fueron capaces de levantarse y apoyarse”, expresó la mandataria.

Sergio Bitar, se mostró orgulloso de la forma en que Miguel Littin condujo la dirección del rodaje, aludiendo a que el film “capta la memoria de Chile, y con eso hace un servicio al futuro de Chile”.

También enfatizó en que “todas estas experiencias nos deben enseñar a cuidar la democracia, a mantener una buena convivencia, a asentar la justicia, la libertad, luchar todos los días por ella. No creer que esto viene dado, tú la puedes perder y hay que cuidarla”.

El actor Benjamín Vicuña, quien interpretó el papel de Sergio Bitar en la película Dawson Isla 10, hizo alcance de las personas que sufrieron, y que esta era la forma de hacerles tributo. “Muchas de estas personas son protagonistas de que el país haya salido adelante, ser un ejemplo de reconciliación a nivel regional, y por los mismo creo que se vivió una emoción profunda (…), esta historia nos compete a todos los chilenos. Yo hago un pequeño llamado a las nuevas generaciones a que vean esta película para así conocer del pasado para construir un futuro diferente”, comentó el actor.

En la película trabajan además Cristián de la Fuente, Pablo Krögh, Andrés Skoknic, Bertrand Duarte, Sergio Hernández, Matías vega, Horacio Videla y Alejandro Goic.

Otros personajes que también fueron prisioneros en ese lugar son Clodomiro Almeyda, Arturo Jirón, Fernando Flores, José Tohá, Jaime Tohá, Osvaldo Puccio, Anselmo Sule, y Enrique Kirberg, quien fuera rector de la Universidad Técnica del Estado.

En su administración se abrieron las puertas de un espacio de estudio para todo Chile, motivando la discusión abierta de todos los estamentos. Kirberg quería lograr que la UTE encontrara su identidad en la misma gente. Luego del Golpe de Estado, fue enviado a Dawson, siendo el único rector chileno encarcelado y obligado al exilio. A su regreso, en 1987, todos los estudiantes le recibieron con los brazos abiertos.

Recuerdos que se rescatan a partir de la memoria colectiva y del film “Dawson, Isla 10”, como una instancia más.

Miguel Littin: Leer el libro de Sergio Bitar “me produjo una emoción muy fuerte”.

“Leí el libro de Sergio Bitar, en su calidad de prisionero de la isla Dawson y autor de este relato. Me produjo una emoción muy fuerte, me gustó su escritura, los personajes, y la atmósfera. Me interesó, me fascinó y comencé a hacer los primeros apuntes al borde de las páginas del mismo libro. Luego visité la isla con los mismos prisioneros, quienes 35 años después regresaron a reconocer el lugar donde habían vivido. Tomé más apuntes, filmé, grabé, escribí el guión y ahí empezó la aventura de la película”. Así relató Miguel Littin, en entrevista con el programa Circuito Cultural de radio Usach, la gestación de este filme recién debutado en la cartelera local.

El cine es una gran herramienta de preservación de la memoria colectiva y usted es uno de los directores que ha impulsado este tipo de relatos en Chile...

Lo importante del cine es el espectador. Los directores somos ejecutantes, buscando el alma y el espíritu del espectador, y nosotros vivimos con unas fechas y una historia muy candente, de emociones muy fuertes, como es el día 11 de septiembre, a treinta y tantos años del golpe militar, y en que ocurrieron tantas cosas que cambiaron la historia del país. Cambiaron nuestros destinos, cambió nuestra percepción de la vida, la vida se tornó mucho más compleja, más difícil, una cuesta arriba, y a lo mejor un descenso. Eso es lo que capta un director de cine, y pensando en el espectador, se lo transmite. Eso es lo que yo he intentado hacer pensando siempre en que es el espectador el sujeto fundamental de toda operación cinematográfica.

El avant premier de la película estuvo colmado de emociones de todo tipo. Cómo vivió ese momento.

Ver a toda la gente que tuvo un papel protagónico viendo la película, que estaban tan emocionados y mezclándose con los actores que los habían interpretado. Yo no sabía si darle una abrazo a un actor o a un prisionero real, se me confundieron, se mimetizaron unos con otros porque de pronto el arte hace también eso con la vida,  se suma, se convierte en una nueva dimensión de la realidad. Me emocionó mucho justamente por ver esos hombres dignos, que soportaron todos los rigores del invierno, de la prisión, lo que significó llevar sobres sus hombros la realidad de un proyecto que fue destruido, que era la ilusión y la utopía de sus vidas, y que tuvieron que sobrevivir a ese trance tan doloroso. Cuando uno pierde las ilusiones, volver a reconstruir la vida, los ideales y el destino y volver a reencontrar la juventud. 

Realizar esta película no fue fácil si se considera que el lugar en que ocurrieron los acontecimientos es muy remoto y posee un clima adverso Todo el equipo realizador y en especial los actores, debieron pasar por grandes esfuerzos físicos. ¿Cómo se las arreglaron el para sortear las dificultades?

El trabajo como equipo fue muy vigoroso, con unidad y coherencia. Eso permitió superar las situaciones adversas. Lo hicimos con una gran alegría, fuerza y convicción, siempre pensando en que la película sería vista por quienes ahora nos están escuchando, nuestros espectadores, que son la razón de ser del cine. 

Última actualización el Lunes, 14 de Septiembre de 2009 10:13
 

Normas de Uso:
- Esta es la opinión de los lectores usuarios de nuestro medio; no de usachaldia.cl.
- No está permitido escribir comentarios injuriosos o discriminatorios, que afecten el honor y la dignidad de las personas o la imagen institucional.
- Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos inapropiados o que no se ajusten al tono universitario de nuestra publicación.