Home
Expertos aseguran que chilenos no sabemos ocupar el espacio vial
Escrito por Isabel Chandía   
Domingo, 02 de Diciembre de 2012 21:05

Este fue uno de los aspectos abordados en el seminario “La Seguridad Vial en los proyectos de carreteras; avances en Chile y España”, organizado por la Facultad de Ingeniería de la U. de Santiago.

Esta iniciativa convocó a expertos nacionales e internacionales y fue coordinado por Alejandro Torres, académico del Departamento de Ingeniería en Obras Civiles, José María Pardillo y Rafael Jurado, de la U. Politécnica de Madrid. La actividad se desarrolló en el marco de los problemas de seguridad vial que tiene nuestro país, tomando en cuenta los accidentes de tránsito registrados en nuestras calles y carreteras y que a septiembre de este año suman 43 mil 887, dejando a mil 126 víctimas fatales.

Para el experto en seguridad vial, Alejandro Torres, las medidas que se han tomado son importantes, pero puntuales, “como la ley de tolerancia cero al alcohol y la modificación del examen de conductores, que si bien colaboran en cambiar conductas, no son suficientes, ya que tienen un efecto relativo. Si se engloba el problema desde la parte de ingeniería, educación y difusión de conocimientos en seguridad vial, las cifras podrían cambiar drásticamente, como sucedió en España”.

Actualmente, cerca del 23 por ciento de las muertes por accidentes de tránsito en Chile, son provocadas por conductas imprudentes de los peatones. Así, en nuestro país mueren alrededor de 350 peatones al año, por lo tanto, el foco debe estar puesto tanto en ellos, como en los conductores.

Red Vial Nacional
El experto Torres aclaró que el problema no está en las obras concesionadas, sino en los caminos de la red vial nacional, donde se produce el mayor número de muertes, al igual que en la zona urbana, “donde el tema va por la educación de los peatones, automovilistas, niños y la tercera edad, que al no recibir educación vial formal, no saben cómo utilizar el espacio vial”.

Esta falta de cultura vial, explica el académico, puede corroborarse a diario, cuando en cualquier ciudad de Chile, “vemos a personas cruzando las calles en lugares indebidos o a peatones circulando de manera arriesgada en medio de los vehículos”.

Este cambio conductual, según Alejandro Torres, se logra con una educación vial transversal desde la etapa preescolar, escolar y finalmente para quienes deseen conducir. De hecho, plantea el experto de la U. de Santiago, quienes deseen licencias para conducir, deben hacer cursos en escuelas, pero con una enseñanza fiscalizada por la autoridad, situación que hoy no se da. “También es necesario modernizar los programas de estudio, aprovechando que hoy existe  una nueva prueba de conductores”.

Experiencia Internacional
El experto en seguridad vial en carreteras de la U. Politécnica de Madrid, ingeniero civil Rafael Jurado Piña, dejó en evidencia que la seguridad vial es tan importante como la sociedad lo estime. “Hoy existe conciencia social que la seguridad vial es un problema que se debe afrontar en forma definitiva. El usuario en España exige seguridad vial en las carreteras y cada vez hay más demandas judiciales por las carencias que existen o por diseños que constituyan elementos de riesgo”.

José María Pardillo planteó que se han logrado muchos avances en los últimos 10 años en España, “porque la seguridad vial se ha convertido en un tema de Estado, y ha sido asumida por el gobierno como un problema social importante que era necesario de afrontar con medidas eficaces. Además, porque la Unión Europea lo ha adoptado como uno de los objetivos de la política de transporte. A partir de ahí se toman medidas estructuradas y dotadas de fondos económicos”, finalizó el académico.

 

 

Normas de Uso:
- Esta es la opinión de los lectores usuarios de nuestro medio; no de usachaldia.cl.
- No está permitido escribir comentarios injuriosos o discriminatorios, que afecten el honor y la dignidad de las personas o la imagen institucional.
- Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos inapropiados o que no se ajusten al tono universitario de nuestra publicación.